Una independencia a la medida

Una independencia a la medida

Tras 525 años del descubrimiento de América, 207 años del grito de Independencia y 164 días para finalizar el 2017, la Metrología ha sido siempre parte del desarrollo del pueblo Colombiano.

A escasos días de finalizar ese año de 1810, sucedería uno de los acontecimientos que partirían nuestra historia en dos y  nos llevarían a iniciar nuestra separación del pueblo Español.

Como era costumbre, todos los viernes en Santafé; se llevaba a cabo el conocido día de mercado, pero éste día en particular,  no sería como cualquier otro. Éste 20 de julio quedaría en el más profundo de los recuerdos, por una disputa entre un criollo y un español, disputa que a la postre originaría el “Grito de Independencia”.

Tal acontecimiento seria el inicio de la liberación del yugo de la esclavitud, impuesto deliberadamente por el Reino Español; pero te has preguntado ¿Cómo se medían las tierras, que serían asignadas a los llamados criollos (descendientes Europeos nacidos en país hispanoamericanos) y los Españoles de la época de la conquista?     

Desde dicha época, incluso antes, los seres humanos han hecho uso de la Metrología; a pesar de que el término no se había concebido como tal, indirecta y quizá involuntariamente, cada uno de nosotros nos hemos visto sumergidos  en la necesidad imperiosa de medir cada proceso que realizamos.  

Fue así que en el Antiguo Mundo, se empezaban a consolidar formas de división geoespacial de lo que hasta ese momento se conocía del Mundo que hoy todos tenemos presentes en nuestras mentes.

La Bula de Alejandro VI:

Tras la conquista del Nuevo Mundo, surge la necesidad de dividir los nuevos territorios entre España y Portugal, donde fueron legalizados en virtud de la famosa Bula de Alejandro VI, de 1493. El Pontífice realizó una división mediante una línea imaginaria, de polo a polo que delimitaba los territorios que debían ser asignados para estos dos países.

Viendo que ciertos territorios no tenían en cuenta todas las posesiones de los enviados de Castilla y León, se crea una Tercera Bula llamada “dumun si quidem” para su división.       

Nombres del país:

Con la llegada de los españoles a América, surge la necesidad de delimitar los terrenos que acababan de conquistar y asignar los nombres a los territorios para su identificación. Durante cientos de años éste nuevo mundo, fue explorado por los Españoles y la asignación de nombres variaría, dependiendo de la extensión del territorio.

La distancia era cada vez más larga y las medidas de los espacios geográficos establecidos en los mapas, distintas; ejemplos de esto, fueron los distintos nombres dados a nuestro territorio Colombiano como lo que a continuación mencionaremos:

 

Asignación de terrenos y las medidas utilizadas en la época:

Durante el descubrimiento de América, la conquista y posterior al proceso Independentista, surge la necesidad de asignar las tierras del Nuevo Mundo, por tal motivo se requería de “Unidades de Medida” para definir el territorio a entregar. 

Para la época no se contaba con definiciones como “Un metro es la distancia que recorre la luz en el vacío durante un intervalo de 1/299 792 458 de segundo” o de topógrafos especializados con decámetros o niveles eléctricos  para determinar las longitudes de un terreno; por el contrario se utilizaban medidas agrarias Coloniales como:

“Una caballería es solar de 100 pies de ancho y 200 de largo, y de todo lo demás como 5 peonías, que serán 500 fanegadas de labor para pan de trigo o cebada, 50 de maíz, 10 de huebras de tierra para huertos, 40 para plantas de otros árboles de secadal, tierras de pasto 50 puercas de vientre, 100 vacas, 20 yeguas, 500 ovejas y 100 cabras”

Para determinar la extensión de tierra equivalente a una caballería, se podía hacer uso de la unidad de medida llamada Varas de Burgos o de Castilla que eran equivalentes a  0,8359 m o  las Varas de Tierra o de Santafé que eran equivalentes a 0,8957m. Para entender mejor este concepto y su relación, una caballería  seria 7.888.880 varas cuadradas de Castilla, (esta medida era para el caso de los caballos y para el caso de las yeguas su dimensión variaría). La caballería se componía de cincuenta fanegadas; la fanegada de doce almudes; el almud de diez mil varas cuadradas de castilla y de esta era la forma se podía saber cuánta cantidad de extensión de tierra se daría.(Paez, 1940, P 47,48)

 

¿Sabías que en 1900 Cundinamarca media 50.716.836 varas de castellanas cuadradas?

 

“…Así mismo ordenaron  que las estancias de pan hacer sean y tengan distancia de tierra siendo arcabucos y quebradas y tierras llanas, sean 2.000 pasos de largo y 1.600 pasos de ancho, y las estancias que de hoy más se proveyeren sean de esta forma y estampa”  

Entonces la unidad de medida de Pan Hacer o Pan Sembrar equivalía a 147 Hectáreas y se consideraba  que un paso era de 0,68 cm.

 

 

“Será la raíz de todas las medidas de intervalos o de longitud, y se dividirá, según se acostumbra, en 16 dedos, y el dedo en mitad, quarta, ochava y diez y seiseva parte; e igual se dividirá el pie en 12 pulgadas y la pulgada en 12 líneas”

 (Paez, 1940, P 145) 

¿Cuánto tardarías realizando la medición de un terreno para la construcción de un edificio con la unidad de medida de palma y dedo?

 

Con éste breve recuento histórico y nombrando algunas de las medidas agrarias de la Colonia, podemos ver lo complejo que era para los Criollos y Españoles, poder establecer medidas exactas para determinar la longitud de un terreno.

Con el paso del tiempo y gracias a los avances Metrológicos alrededor del mundo, hemos podido estandarizar las unidades de Medidas Internacionales y somos nosotros, el Instituto Nacional de Metrología de Colombia, los encargados de contener los Patrones Nacionales de Medida, con el ánimo inequívoco de ayudar al crecimiento y posicionamiento de la Metrología Científica e Industrial de nuestro Independiente País.

 

“ De nada sirven los triunfos si  la paz no los corona”

                                                                                                             Antonio Nariño

 

La información de las medidas agragrias antiguas son tomadas de :

Paez Courvel, L, "Historia de las medidas agrarias antiguas", Bogotá, Colombia, Libreria Voluntad