Otra metodología que podría contribuir para resolver el problema de la equivalencia de las medidas costumbristas con el SI

La segunda de las tres metodologías analizadas para resolver el problema es el análisis de documentación técnica de planos arquitectónicos.

Dando continuidad a nuestro artículo anterior, en el cual buscamos dar respuesta a cómo resolver el problema de la equivalencia de las medidas costumbristas con el SI, hoy explicamos la segunda metodología analizada en búsqueda de una solución al problema.

La segunda metodología estudiada ha partido de la revisión sistemática de documentos técnicos como planos y trazados arquitectónicos de la época de la colonia. Con estos se busca encontrar tendencias y usos frecuentes en los valores de las unidades de medida costumbristas utilizadas por los arquitectos y, con base en esto, realizar cálculos que nos permitan establecer las equivalencias con el Sistema Internacional de Unidades (metros, kilómetros, hectáreas).

En esa época, los arquitectos eran personas muy reconocidas y era común que basaran su conocimiento y métodos en escuelas ideológicas y establecieran patrones de medida que tuvieran coherencia con algún sistema que consideraban válido. Dentro del análisis se encontró que los planos de iglesias, casas y construcciones, así como los trazados de calles, contienen información que permitiría que esta metodología sea una forma eficaz para calcular equivalencias solo si en las zonas rurales también se hubiesen utilizado planos.

Para entender mejor la situación, es importante tener en cuenta que en el territorio colombiano nunca existió la necesidad real de medir los territorios rurales. Esto debido a que en la época de la colonia la titulación era solo nominal; es decir, que la tierra se asignaba a los individuos solamente para que la explotaran pero seguía perteneciendo al reino de España, de modo que antes de la independencia, cuando la tierra se empezó a titular, la propiedad permitía el usufructo del terreno pero no se podía vender. Además, para la época existían ciertas figuras de expropiación o retitulación en donde la medición del terreno no era un factor determinante o sustantivo.

 

El verdadero problema de la medición de las tierras en el territorio rural de Colombia inicia durante el siglo XIX, luego de la independencia, por el reconocimiento Estatal de la propiedad y por la posibilidad de enajenar los bienes, lo que dio lugar a que con la paulatina desaparición del esquema feudal se reconocieran derechos sobre la tierra. En esta época, cuando un propietario moría sus hijos tenían derecho a la tierra y se empezó a repartir así como a vender.

Considerando lo anterior, a pesar de que los arquitectos de la época contaban con patrones de medición, comúnmente la vara de Burgos o de Castilla, y que trabajaban bajo los fundamentos de las escuelas ideológicas de arquitectura que realizaban experimentación científica sobre diseños arquitectónicos y cuyas medidas eran confiables, estos patrones no se trasladaron a las áreas rurales en Colombia.

Lo anterior sucedió además debido a que no se realizaron en ese tiempo construcciones de grandes extensiones como carrileras o carreteras y que habrían implicado la participación de los terrenos rurales y transmitido estos modelos de medición a estas zonas. De esta forma, a pesar de que se puedan obtener conclusiones de los análisis de los documentos técnicos, estos solo son aplicables a mediciones cortas y no a amplias extensiones como las que se necesitan para medir terrenos en las áreas rurales.

A todo esto se suma que los documentos técnicos que existen se encuentran muy deteriorados y su análisis se dificulta y se convierte en una operación costosa.

Dadas estas dificultades, luego de nuestros análisis, esta segunda metodología basada en las referencias tomadas de los documentos técnicos arquitectónicos no es viable para resolver el inconveniente de encontrar las equivalencias a las medidas costumbristas con el SI.

En nuestro próximo artículo trataremos sobre la tercera metodología analizada por el INM para el establecimiento de estas equivalencias. En el INM seguimos contribuyendo a la búsqueda de soluciones que faciliten el desarrollo de nuestro país a través de la investigación y el aseguramiento de la trazabilidad de las mediciones en el territorio colombiano.