Principio de Medición y efectos para la salud del uso de termómetros infrarrojos - Instituto Nacional de Metrología - INM

Principio de Medición y efectos para la salud del uso de termómetros infrarrojos

Durante el desarrollo de las diferentes acciones para evitar el contagio del COVID-19 se han tomado diferentes acciones, y una de ellas, de gran protagonismo durante esta etapa que se puede denominar de aislamiento inteligente y apertura gradual de la economía, es la toma de la temperatura en la gran mayoría de sitios con afluencia de público como son supermercados, tiendas y entidades bancarias entre otros. Por tal razón desde el INM de Colombia (www.inm.gov.co) , más específicamente desde el Laboratorio de Temperatura y Humedad, adscrito a la Subdirección de Metrología Física, compartimos información valiosa para los ciudadanos en referencia a los termómetros de radiación de no contacto o infrarrojos, como se les conoce generalmente.

¿Qué es un termómetro de radiación de no contacto o infrarrojo?

Los termómetros de radiación, de no contacto o infrarrojos, como son conocidos generalmente, son instrumentos de medición que permiten determinar la temperatura superficial de un objeto. Su principio de funcionamiento se basa en la detección de la energía emitida en forma de calor por un objeto.

Esta energía se presenta como radiación térmica y es producida por cualquier cuerpo que tenga una temperatura mayor a 0 K, esto significa que todo cuerpo con una temperatura asociada siempre está emitiendo radiación térmica de manera natural. Debido a que la radiación térmica se da principalmente en la región infrarroja del espectro electromagnético es común que se le denomine radiación infrarroja. Sin embargo, a temperaturas altas (~1000 K) es posible que esta radiación se perciba en la región visible del espectro.

Para detectar esta energía los termómetros disponen de un sistema óptico y de detección que les permite cuantificar la radiación térmica proveniente de una superficie y convertirla en señales eléctricas que se pueden relacionar con la temperatura.

¿Tiene algún riesgo el uso de termómetro de radiación de no contacto o infrarrojo?

En el proceso de medición, el termómetro no emite ningún tipo de radiación, sino que detecta el calor producido por un objeto. Esto hace que su uso sea completamente seguro tanto para las seres vivos como para los objetos a medir, de hecho, uno de los grandes beneficios de esta tecnología de medición es que no necesita tener contacto con el objeto, lo que la hace ideal cuando se necesita inocuidad y minimizar la interacción con la medición tal y como lo requieren las medidas actuales para evitar la propagación del contagio del COVID-19. El único tipo de radiación que emite este tipo de termómetros es la proveniente de las baterías, la cual no está relacionada con la medición en sí, y es común a cualquier dispositivo que las use, como teléfonos, mandos a distancia, relojes, entre otros.

¿Por qué muchas veces se les denomina termómetros laser cuando el término no es el adecuado?

Como se mencionó anteriormente, este tipo de termómetros requiere de un sistema óptico, el cual le permite delimitar el área en la cual se va a detectar la radiación. Para identificar esta área de medición generalmente se usa un láser aunque este no interactúe en la determinación de la temperatura. Debido a la presencia de este laser erróneamente se usan los términos “termómetros laser” para referirse a los termómetros de no contacto.

Estos términos deben evitarse ya que sugieren que el láser tiene que ver con el principio de medición y no es así. De hecho, para mediciones corporales, la mayoría de los termómetros de no contacto no tienen laser ya que la distancia entre el objeto a medir y el termómetro es de unos pocos centímetros (3 cm a 5 cm) por lo que no hay ambigüedad en el área de medición.

1K representa la Escala Kelvin o absoluta, y es la unidad de medida de la magnitud de Temperatura del Sistema Internacional de Unidades (SI).